a

 

Icono flecha Inicio Icono flechaCuadernos de viaje: Índice
ima /
 

Julio -2009

 
       
 

01/07/2009

  Hakodate / Toya-ko Onsen (Japón)

 

He salido temprano para coger el tren con destino a Toya y mientras lo esperaba, he visto el mercado de pescado que estaba justo al lado de la estación. Lo que más me ha gustado ha sido la limpieza que había. Está claro que este tema los japoneses lo llevan al extremo y en todas sus actividades. Por otra parte, parece que el mar en Japón está a rebosar de un tipo de centollo y de calamares. En el mercado eran los principales productos que se vendían y la amabilidad de los vendedores era realmente agradable. Te ofrecían las cosas con una gran educación y sonriendo a pesar de que ni te parases en sus puestos.

He tardado 1 1/2 h en llegar a Toya y he cogido un autobús hasta Toya-ko Onsen, lugar donde se sitúa el lago y también unos volcanes activos. Cuando subía al autobús me ha venido a la cabeza el sistema de pago que hay aquí, porque es realmente curioso al menos para mí. He cogido un billete al entrar en el autobús, el cual llevaba impreso el número de parada en la que he montado y conforme avanzaba el autobús en el itinerario, iban cambiando los importes por cada parada en un gran panel que tenía encima el conductor. De esta forma, tienen un sistema de multiprecio por trayectos, aunque eso sí, un poco rudimentario. Al salir y en función de la cifra que aparecía en el panel para tu parada de subida, he tenido que echar el billete más el dinero en monedas en una máquina y el conductor controlaba de que todo fuese correcto.

En el lago he cogido un barco para dar una vuelta y visitar un islote que estaba a 20 minutos y aunque el tiempo no ha acompañado mucho, la excursión ha sido agradable. En cubierta se me ha acercado un japonés para hablar conmigo o más bien pienso que quería practicar un poco el inglés, porque me ha hecho las preguntas clásicas en estos casos y era peor con el idioma que yo, cosa un tanto difícil pero así era. Me superaba en lo de ser una máquina de traducir en lugar de tener la soltura propia de los que saben las expresiones. A veces se quedaba pensativo buscando y buscando la palabra correcta y no le salía, pero no se ponía nervioso. Eso me ha hecho sentirme ¡¡¡ superior !!! en el tema de idiomas y he pasado un rato muy agradable con él, primero porque le entendía todo y hasta a veces me permitía ayudarle con las frases. He estado ¡¡¡ bestial !!!

Después he cogido otro autobús para trasladarme al volcán Usu-zan que está activo pero con la niebla que había arriba prácticamente no he visto nada. Parece que los volcanes de Japón tienen algo contra mí, porque en mi anterior visita tampoco pude ver el Aso-san, esa vez por emanación de gases y también el Fuji me lo puso difícil. Lo que sí he visto ha sido el Showa-Shin-zan, que es una montaña que salió de pronto en 1.943, durante la 2ª guerra mundial y después de una serie de terremotos, la cual, estuvo creciendo durante 2 años hasta alcanzar la altura actual de 398 m de altitud y con bastantes fumarolas echando gases. Un curioso suceso, sobre todo por su cercanía en el tiempo lo cual suele ser extraño, normalmente todos estos fenómenos naturales siempre te dicen que ocurrieron hace miles de años.

He vuelto tarde al hotel debido a los horarios de los trenes de vuelta y mañana cogeré de nuevo el tren con destino a Sapporo, ciudad de mucha nieve en invierno y que siempre he tenido ganas de conocer.

 

Ver reportaje
arriba
-------------------------------------------------------------------------------
 

02/07/2009

  Hakodate / Sapporo / Otaru (Japón)

 

Hoy me he trasladado más al norte de Japón y concretamente me he dirigido primero al hotel de " Toyoko-inn " que había reservado en Sapporo, para dejar el equipaje y volver a coger un tren para pasar el día en Otaru, que está a unos 35 Km de la gran ciudad de la isla de Hokkaido.

Media hora más tarde ya estaba pateando Otaru, ciudad que venía recomendada por tener unos canales y haber empezado a fabricar cosas finas de vidrio. Con estos 2 ingredientes se han autoproclamado "La Venecia de Japón" y nunca más lejos de tener algún parecido con la belleza italiana. Aquí sólo tienen un pequeño canal, bastante sucio por cierto y cosa rara en este país, más unas cuantas tiendas con sopladores de vidrio que tienen "maestría" en hacer cosas ¡¡¡ pequeñísimas !!!, siguiendo la pauta general de todo lo que hay en este país. Así que en poco más de 1 hora ya había visto todo lo que merecía un poco la pena, incluido el probar su gastronomía con algunos calamares y vieiras de la zona, que vendían sueltas y como muestra para comprar en mayores cantidades. Me han ofrecido wasabi para acompañarlos y con eso está todo dicho sobre el sabor tan insípido que tenían.

He cogido el tren de nuevo y he vuelto a Sapporo, dirigiéndome a una colina cercana para tener una perspectiva de toda la extensión de la ciudad. Para ello, he tenido que coger: el Metro, un tranvía, un teleférico y un autobús. Esto quiere decir que ya me muevo con los medios de transporte como un auténtico japonés, sin ningún problema y si es que lo tengo, enseguida recurro a parar a alguien y preguntar aprovechando la extremada cortesía de este pueblo.

La montaña continúa dándome la espalda en Japón. Cuando subía en el teleférico nos hemos metido en la niebla lo que ha hecho que prácticamente se viera muy poco de la ciudad desde el mirador. He esperado para ver si levantaba pero sólo lo hacía muy de vez en cuando y muy ligeramente. Cuando me he cansado de pasar frío he bajado y me he marchado a cenar camino del hotel.

Mi interés por conocer esta ciudad viene de cuando era joven. En 1972, fue sede de los Juegos Olímpicos de Invierno y fue aquí donde consiguió la medalla de oro Paquito Fernández Ochoa. Yo en aquel tiempo también competía en pruebas de esquí alpino y coincidía con él cuando los premios se celebraban en Candanchú, que por cercanía con Donosti era a la que podía ir en un fin de semana. Claro está que generalmente Paquito ganaba las pruebas, pero se me quedó grabado el nombre de Sapporo como una remota isla del norte de Japón, en la que tenía que hacer mucho frío porque el mar no conseguía, como en Donosti ocurre generalmente, equilibrar con su temperatura y humedad la climatología e impedir que nevase. Además el nombre siempre me ha sonado muy bien y lo he recordado durante muchos años, cosa poco habitual en mi. Así que ese es el motivo de mi interés por Sapporo, ¡¡¡ recuerdos de mi juventud y del esquí !!!. Estoy seguro que de haber sido invierno ahora hubiese esquiado aquí, a pesar de que no suelo correr riesgos innecesarios por estar solo.

De todas formas, no he estado en las pistas olímpicas porque deben estar bastante lejos de la ciudad. Salvo la pequeña colina llamada Moiwa en la que he estado y que no da para hacer esquí alpino, el resto de la zona es completamente llana .

Mañana visitaré el centro de Sapporo y espero que el tiempo mejore un poco, porque aunque no ha llovido, está muy triste y con poca luz.

 

arriba
-------------------------------------------------------------------------------
 

03/07/2009

  Sapporo (Japón)

 

El tiempo continúa triste tan al norte de Japón. Cuando he salido por la mañana chispeaba un poco pero después ha parado. Me he estado poniendo y quitando ropa porque cuando soplaba el viento hacía frío. He seleccionado los principales puntos interesantes de la ciudad y me he lanzado con cierta prisa a recorrerlos porque en principio no disponía de mucho tiempo, ya que a media tarde debía coger el tren para trasladarme a Tokio.

La verdad es que me ha sobrado tiempo, porque Sapporo al menos como ciudad no da para mucho y las atracciones turísticas son pocas y además están juntas. He visitado el Palacio de la Gobernación, el jardín botánico y algunos edificios singulares como la torre del Reloj, que lo único que tiene de interés es su constancia dando la hora, porque lleva 121 años sin pararse. Me he acercado al Ayuntamiento porque tiene un mirador que es gratis y hace el mismo servicio que la torre de la Televisión que está justo enfrente y cobra por subir. Cuando estaba en el piso 19 he visto que había un restaurante y me he metido porque he visto platos bastante apetecibles y con menú del día. Ha resultado que era el comedor de los empleados del Ayuntamiento pero a mí también me han servido y no creo que hayan pensado que yo también era funcionario. Eso sí, me han atufado de humo porque me ha tocado un grupo al lado en el que todos fumaban. Supongo que vienen en grupos afines al tabaco porque si no no me lo explico. Justamente cuando venía hacia el Ayuntamiento, he visto una caseta tipo de obra en un parking que parecía a punto de reventar, salía humo por todas las ventanas que estaban abiertas y ha resultado que era un espacio para fumadores, porque en la calle no he visto a nadie fumar. Incluso he pensado el mal trato que se les dispensaba por el lugar tan cutre en el que los metían. Parece que no siempre funciona igual, o es posible que por ser funcionarios tengan ¡¡¡ bula para fumar !!! en un sitio que parecía ser público.

He vuelto al hotel a recoger el equipaje y he cogido el tren en el que pasaré la noche. He tenido que pagar un sobreprecio bastante importante, como complemento al " JR RailPass" y desde luego el tren no lo vale. Tarda 16 horas y los vagones son similares a los de China y Vietnam con compartimentos de 4 literas, por lo que en este tema no se nota que estoy en una ¡¡¡ superpotencia económica !!! al menos me he ahorrado la habitación de un hotel. Bueno, más que ahorrar es como si hubiese dormido en un hotel de 4 estrellas.

Llegaré mañana a las 9 y media de la mañana y me iré a mi hotel de " Toyoko-inn " que ya es como ir a mi segunda casa. Como todas las habitaciones, baños e incluso las colchas, zapatillas y batas son iguales, independientemente de la ciudad en la que estés, te sientes como si estuvieses en tu casa de Japón. Me imagino que es una filosofía comercial de esta cadena y creo que les va muy bien porque siempre los encuentro bastante llenos.

 

Ver reportaje
arriba
-------------------------------------------------------------------------------
 

04/07/2009

  Sapporo / Tokio (Japón)

 

He llegado como es habitual en Japón al segundo de puntualidad y he dormido bastante bien en el tren, por lo que me he encontrado descansado y con ganas de andar. Después de dejar el equipaje en el hotel, lo primero que he hecho ha sido irme al barrio de Akihabara, porque tenía referencia de un hotel "cápsula" y quería saber donde estaba situado. En una vuelta a Tokio de una noche que vamos a hacer viniendo de la zona de Fuji, queremos pasarla en este tipo de hotel para tener una experiencia nueva. La vez anterior que estuve en Japón, dejé este tema para Kioto y reservé una habitación en un hotel que pregonaba ser de este tipo, incluso se llamaba "Capsule hotel", pero después resultó que se trataba de un hotel con habitaciones de diseño normal aunque eso sí, muy pequeñas y no era esto lo que yo quería.

Después de buscar como un loco por la zona y gracias a que tenía un plano exacto de su ubicación, he podido constatar de que ya no existe, puesto que en su lugar había un solar con una nueva edificación en construcción y así me lo ha confirmado un señor que estaba allí.

Pero este jarro de agua fría no ha hecho más que ¡¡¡ ponerme las pilas !!! y he comenzado a indagar si realmente había otro hotel de las mismas características de cápsulas por habitaciones en Tokio. He encontrado uno en el barrio de Asakusa, precisamente bastante cerca de donde ahora estoy hospedado, así que he ido a ver cómo era y si podía meter a la familia la noche que quiero. He pedido ver los nichos y no estaban mal, supongo que no tendremos ningún problema para dormir una noche y no creo que tengamos sensación de angustia, ya que estamos acostumbrados a dormir en autocaravana y además, vendremos cansados de andar por el monte Fuji.

Después me he acercado a ver el santuario sintoísta Meiji-Jingu que es el mejor de Tokio y de paso estar en el puente Jingû-Bashi para ver si me cruzaba con las "cosplay-zaku", tribu urbana que significa más o menos "banda del juego de disfraces" y que está integrada por adolescentes con afición a la música pop japonesa, que pretenden una actitud contraria al estricto control que en Japón se ejerce sobre el individuo en favor de "un todo", y qué mejor forma de mostrar su oposición a la masa que vestirse fuera de la norma común.

Así que realmente lo que he ejercido hoy ha sido de ¡¡¡ paparazzi !!!, retratando temas sociales como: una boda típica japonesa en el santuario, el ¡¡¡ desfile !!! de las cosplay-zaku por las calles de Shibuya, y hasta una fiesta de barrio toda engalanada y en la que los niños eran el principal atractivo.

Mañana llega mi familia con la que recorreré durante 2 semanas los lugares que más me gustaron de mi viaje anterior a Japón, por lo que aquí cierro el tema de publicar diarios y reportajes hasta mi vuelta a casa donde recuperaré este trabajo y lo pondré al día.

 

arriba
-------------------------------------------------------------------------------
 

05/07/2009

  Tokio (Japón)

 

Me he tenido que levantar muy temprano para estar en el aeropuerto a tiempo de recibir a mi familia. Han llegado a la hora estimada y después de cambiar los "Rail Pass" de ellos, hemos cogido el tren a Tokio, después otro a la estación de Ueno y por último el Metro hasta la estación de Asakusa, para dejar el equipaje en el hotel.

Aunque estaban muy cansados del viaje hemos salido por los alrededores a dar una vuelta y esperar la hora de hacer el check-in, que aquí en Japón es muy rígido y normalmente se realiza a las 4 de la tarde. Yo dispongo de la tarjeta de fidelización del hotel " Toyoko-inn " por ser un cliente habitual, lo que me da derecho entre otras ventajas a adelantar la entrada 1 hora.

Hemos visitado el barrio en fiestas en el que estuve ayer y para mi familia ha sido como ¡¡¡ besar el santo !!! de entrada ya han tenido un primer contacto con la vida comunitaria japonesa en el que había muchos kimonos, grupos de música y bailes tradicionales. Es decir, a lo grande. También hemos probado algunas "pinchos" de comida preparados por los vecinos y visto danzas japonesas con grupos mixtos.

Después nos hemos acercado al cercano templo de Sensô-ji, que es de los más famosos de Tokio y después de comer se han tenido que ir al hotel a dormir sólo un poco, porque lo importante es adaptarse cuanto antes al nuevo horario y reducir al máximo el jet-lag.

A la tarde hemos visitado la zona de Shibuya, para que vieran los chavales otra cara del Japón moderno. Por la mañana han compartido con el Japón más tradicional y por la tarde con las "cosplay-zaku", el movimiento más contestatario y contrario a todo lo establecido y que visten de forma muy especial.

Se han sorprendido de las vestimentas tan disparatadas que utilizan y creo que para un solo día ha sido más que suficiente el choque cultural con el que se han encontrado y han reconocido que no esperaban el altísimo nivel de Tokio en todos lo sentidos y eso que han visto bastantes grandes ciudades del mundo.

 

arriba
-------------------------------------------------------------------------------
 

06/07/2009

  Tokio (Japón)

 

El día ha salido lluvioso y con momentos en los que arreciaba bastante, hasta el punto de que nos hemos tenido que comprar paraguas porque no se podía andar por la calle sin terminar calado en poco tiempo.

La primera visita ha sido al Palacio Imperial, que como me ocurrió la vez anterior que estuve se encontraba cerrado al público porque sólo lo abren los fines de semana y además únicamente los jardines. Con el tiempo que hacía la visita por los alrededores del palacio ha quedado bastante deslucida y hemos decidido ir a la zona de Shinjuku, donde hemos comido bastante bien en un pequeño restaurante. Hemos estado paseando durante toda la tarde por la zona y realizado algunas compras, porque las tiendas que hay realmente invitan a entrar.

Al atardecer y con millones de luces de neón que resaltaban los innumerables anuncios de las tiendas, hemos entrado en la llamada "zona roja" donde abundan todos los temas relacionado con el sexo y donde también hemos visto jóvenes de ambos sexos vestidos de forma estrafalaria.

Se nos ha hecho tarde y no nos ha dado tiempo de hacer el recorrido por el río Sumida ni subir a la torre para ver la ciudad que lo hemos dejado para otra ocasión.

Lo que síi hemos hecho es coger los billetes para el tren de mañana con destino a Nikko donde visitaremos el buen número de importantes templos que allí se ubican.

 

arriba
-------------------------------------------------------------------------------
 

07/07/2009

  Nikko (Japón)

 

El día de hoy lo hemos dedicado a los templos budistas y a los santuarios sintoístas de Nikko. Seguimos estando en Tokio y la visita la hemos hecho en el día, para lo cual, hemos tomado un Shinkansen hasta Utsunomiya y después uno local hasta Nikko. Recorrer los principales puntos nos ha llevado varias horas entre los que destacaría el santuario Tôshô-gû, con una pagoda a la izquierda que no tiene cimientos y que oscila como un péndulo en caso de terremoto. Se atraviesan varios torii para llegar a Tòshô-gû, un entorno lleno de santuarios en altura digno de alabanza. Enormes árboles, y diferentes construcciones de madera albergan manuscritos e importantes pinturas. Otro de los entornos espectaculares es Tayûin-Byô, mausoleo donde descansan entre otros el nieto de Ieyasu y donde decenas de faroles se entremezclan en patios. Nikko está considerado Patrimonio de la Humanidad, por lo que ni hay que decir como está todo de limpio y conservado estando situado además en Japón.

Hemos comido en el pueblo, bastante mal y caro, volviendo de nuevo a Tokio en un viaje de 1 hora y media. Como teníamos todavía algo de tiempo, nos hemos dirigido a Shinjuku, para conocer otra de las importantes zonas comerciales. La verdad es que al atardecer estas calle se ponen preciosas con las fachadas iluminadas de coloridos anuncios y se puede pasear sin aglomeraciones.

Hemos cenado en la zona de Asakusa y cuando íbamos para el hotel hemos visto una calle llena de pequeños restaurantes con mesas en el exterior para comer pinchos, por lo que mañana probaremos una cena típica y a la vez algo diferente de los clásicos noodles y el tempura.

 

 
Ver reportaje
arriba
-------------------------------------------------------------------------------
 

08/07/2009

  Matsushima (Japón)

 

La visita de hoy ha sido a la naturaleza y también con ida y vuelta en el día a Tokio. Hemos cogido el Shinkansen ( tren bala ) a Sendai y después otro tren local a Matsushima-kaygan, que está situado en la costa este de Japón.

Matsushima está considerado uno de los 3 mejores paisajes de Japón. Es una bahía sobre la que se levantan pequeños islotes de roca kárstica y muchos de ellos tienen pequeños santuarios que dan quietud y espiritualidad y en los que pasas un buen rato observando el paisaje. A pesar que cuando salíamos de Tokio estaba lloviendo, cuando hemos llegado a la costa el tiempo ha mejorado considerablemente y hemos pasado bastante calor, por lo que los paseos han sido muy bonitos aunque sudorosos.

El islote de Ojima que está unida por un pequeño puente con tierra firma, ha sido nuestra primera visita, bordeando posteriormente el puerto hasta llegar a Fukura-jima, otro islote más grande con su precioso puente rojo de más de 250 m y que invitaba a dar un paseo.

A la hora de comer hemos escogido después de tener que rechazar muchas invitaciones que nos asaltaban por la calle, un lugar especializado en Sashimi y que llamaba la atención por la frescura que presentaba el pescado. La comida ha sido buenísima por su calidad y el precio asequible. Los chavales que son a los que más les gusta el sushi, han reconocido que este sashimi era el mejor que habían comido en su vida.

Por la tarde nos hemos acercado al templo Zuigan-ji donde la roca horadada de la montaña alberga tumbas rodadas de enormes árboles y musgo, formando un paisaje especial y muy curioso.

Hemos vuelto a Tokio saliendo en la propia estación para ver la zona de Ginza, llamada la " 5ª Avenida ". Allí están los edificios de las principales y más famosas casas comerciales, con preciosos diseños que en nada tienen que envidiar a la misma avenida de Nueva York.

De camino al hotel, hemos encontrado en Asakusa la calle que vimos ayer y nos hemos sentado en el exterior de un restaurante para ver si éramos capaces de probar algunos de los platos típicos de Japón. La cosa no era sencilla porque el personal no hablaba nada de inglés, ni la carta traía imágenes de los platos. Así que me he dirigido a una mesa en la que estaban cenando 2 hombres y he entablado conversación con ellos que sí hablaban inglés y gracias a lo cual, hemos comenzado a pedir pequeños platos de diferentes tipos. Después se nos ha sentado un grupo con quienes también hemos congeniado y que nos han ayudado a extender nuestra degustación.

La cena en sí misma ha estado bien pero sin más. Lo mejor ha sido el ambiente de barrio japonés en el que nos hemos integrado y la agradable relación con este pueblo al que no me canso de agradecer su grandísima amabilidad, para al menos con nosotros.

 

 
Ver reportaje
 

 

arriba
-------------------------------------------------------------------------------
 

09/07/2009

  Tokio / Hirosima (Japón)

 

Día de tren. De una tirada nos hemos situado en Hirosima, la ciudad más al sur a la que íbamos a llegar y a partir de ahí, iremos retrocediendo hacia el norte de nuevo, visitando diferentes zonas.

Hemos tardado 5 horas en un Shinkansen con un cambio de tren en Shin-Osaka. El viaje ha sido comodísimo y el hotel como es habitual lo teníamos reservado a 3 minutos andando desde la estación. Me he dado cuenta que todavía no había reservado hotel para Kioto que será nuestro próximo destino y que además coincidirá con fin de semana, lo que suele producir problemas de disponibilidad. Y así ha sido, no he conseguido habitación en ningún hotel de la cadena " Toyoko-inn " en Kioto, ni en ningún otro hotel cercano de los que he intentado.

Ante esta situación hemos decidido reservar en Shin-Osaka y desplazarnos a Kioto los 2 días que vamos a estar, en tren. La frecuencia de trenes y la rapidez del viaje ( 15 minutos), permite este tipo de soluciones.

Hemos comido y salido a ver el punto de caída de la "Bomba Atómica" que mis hijos tenían mucho interés en conocer y realmente les ha impresionado. La atmósfera de respeto que se respira en toda la zona ha sido la misma que la primera vez que vine y me sigue impresionando, a pesar de que había una persona que en voz ¡¡¡ demasiado alta !!! nos ha preguntado si éramos americanos, como buscando ¡¡¡ justificación para armar algo de lío !!!. Al decirle de dónde éramos se ha calmado y ha esperado al siguiente occidental para preguntarle lo mismo. La verdad es que si yo fuera americano y por respeto, no iría a ver este monumento dedicado a una trágica historia aún reciente, y que no tiene, mires por donde la mires, la mínima excusa para una acción bélica de tales dimensiones y que originase la muerte a tanta gente civil e inocente.

A continuación hemos visitado el castillo de Hirosima, que aunque por la hora ya estaba cerrado, lo importante del mismo es su emplazamiento rodeado de una fosa con mucha agua y la bonita estructura externa que tiene.

Hemos vuelto paseando por la calle principal hasta el hotel cercano a la estación de tren, comiendo tempura en un pequeño restaurante.

 

 
Ver reportaje
arriba
-------------------------------------------------------------------------------
 

10/07/2009

  Hirosima / Miyajima (Japón)

 

Hoy ha llovido a cántaros. Con mucha moral y cada uno con su paraguas, hemos cogido un tren local hasta el puerto desde donde nos hemos montado en el ferry de "JR" con destino a la isla de Miyajima. El pasaje nos ha salido gratis porque entraba dentro del " JR RailPass " y en apenas 10 minutos hemos desembarcado en la isla.

El tiempo ha sido tan malo y ha caído tanta agua que ni con paraguas hemos podido andar. Hemos sacado las oportunas fotografías al "torii flotante " más famoso de Japón y visitado algunos templos cercanos. Aburridos de tanta agua y como no podíamos subir al monte Misen desde el que se tiene una vista espectacular de islas en el mar por falta de visibilidad, hemos decidido ir a comer un curioso plato que nos han preparado en una mesa con chapa incorporada y que constaba de: verdura, huevo, soja, noddles, bacon y un montón de cosas más. También hemos probados unas ostras ¡¡¡ malísimas y muy ordinarias !!! hechas a la chapa a las que no hemos conseguido añadir un poco de limón, a pesar de entrar en un supermercado a buscarlo y preguntar en todo los puestos de por allí.

Ante tan mal tiempo, hemos regresado a Hirosima para continuar paseando bajo techo, es decir, por calles peatonales cubiertas y que son como centros comerciales.

Una pena de día, en el que el buen tiempo era primordial para disfrutar de los bellos paseos y paisajes que Miyajima ofrece. Esperemos que tal como está previsto mejore a partir de hoy la climatología que por ahora no se está portando del todo bien.

 

 
Ver reportaje
arriba
-------------------------------------------------------------------------------
 

11/07/2009

  Hirosima / Shin-Osaka / Kioto (Japón)

 

El tiempo mejora y por lo menos podemos andar sin mojarnos por fuera, porque por dentro la extrema humedad hace que no pares de sudar en cuanto te mueves. Nada más llegar a Shin-Osaka, hemos dejado las cosas en el hotel y cogido de nuevo el tren Shinkansen para en 15 minutos estar en Kioto.

La estación de Kioto es realmente impresionante y una atracción en sí misma por sus dimensiones y avanzado diseño, lo que en su inauguración causó polémica por entenderse que rompía con la arquitectura del entorno.

Las visitas las hemos comenzado por los templos más cercanos de la estación entre los que destaca el Higashi Hongan-ji, que tiene la mayor estructura de madera del mundo y que es espectacular, aunque en las 2 veces que lo he visto conservaba el envoltorio de estar en obras de restauración, lo cual es una pena.

Por la tarde, el castillo de Nijô-jô y los jardines de Ninomaru que están juntos, han sido los puntos más importantes de nuestras visitas. Tenía un gratísimo recuerdo de los jardines, pero cuando yo los ví la primera vez el tiempo era espléndido y el sol ayudaba mucho en el paisaje. Hoy sin embargo, el día estaba más bien apagado y se ha notado en la espectacularidad del jardín, resultando aunque precioso no tan vistoso.

El siguiente punto y coincidiendo con el atardecer ha sido el barrio de Gio, donde hemos tenido la suerte, principalmente por mis hijos, de cruzarnos con una geisha que iba bastante preparada y después con otra en una terraza sobre el río. El tema de las geishas es otro de esos puntos característicos de Japón, que todos queremos ver de cerca en algún momento, por lo que me he alegrado de que hayamos podido coincidir "in situ".

La calle Karasuma es una avenida muy comercial y con mucho encanto, puesto que por la misma circulan, mujeres con kimonos tradicionales y las nuevas corrientes de la moda de las jovencitas rompedoras con todo lo establecido. Por lo tanto, cruzando un semáforo te puedes encontrar con personajes que parecen ¡¡¡ piezas de porcelana !!! por su finura y blancura de piel, junto a auténticos ¡¡¡ esperpentos!!! salidos de películas de terror, cargados con vestidos que parecen harapos, todos de negro y con pinta amenazadora.

Después de cenar hemos retornado al hotel de Shin-Osaka, bastante cansados y con ganas de ir a la cama, porque mañana de nuevo es un día de mucho trotar por Kioto.

 

 
arriba
-------------------------------------------------------------------------------
 

12/07/2009

  Shin-Osaka / Kioto (Japón)

 

Parece que el tiempo se estabiliza en este 2º día de visitas en Kioto. Comenzando por Kinkaku-ji conocido como el " Templo Dorado", su lejana situación en el norte de la ciudad nos ha llevado a coger un tren local de JR hasta una parada de autobús, desde la que nos hemos desplazado por carretera hasta nuestro destino. Andar en autobús por Kioto es lentísimo por el tráfico y por la cantidad de semáforos que hay con tiempos de espera que parecen excesivamente largos.

Este palacio tiene unos bonitos jardines por una ladera de una pequeña colina y desde la que se tienen buenas panorámicas con el resplandeciente edificio dorado como punto de referencia.

A continuación hemos vuelto a coger otro autobús hasta otro palacio llamado Ginkaku-ji, que continuaba con obras de reparación, por lo que lo mejor era el jardín estilo japonés que lo rodea y en el que estaban unos conos de arena que parecen representar al monte Fuji y que son muy famosos, aunque desconozco la razón. Aparte de la perfección en su simetría no parece tener otra cosa que llame la atención.

Después de comer bastante mal y caro,como suele ser habitual en los lugares turísticos y como a estas áreas no llega ningún Metro ni tren, hemos tenido que volver a coger el ya conocido autobús 204 que nos ha acercado hasta la zona de Heian, la cual se compone de unos preciosos templos y un jardín japonés, en el que ha sido una auténtica gozada pasear a la sombra de impresionantes y frondosos árboles.

A continuación y andando hemos llegado hasta Yasaka-jinja, otro templo muy visitado porque se ubica al final de la calle comercial Karasuma y por lo tanto es un destino que parece obligado si sales a pasear o de compras.

Otro de esos días en los que te pasas andando horas sin darte cuenta, hasta que al atardecer te encuentras rendido y con ganas de volver al hotel. Bellos templos y preciosos jardines han sido la tónica de hoy, junto a una estabilización del buen tiempo.

Mañana cambiamos la ciudad por los pueblos del Japón más profundo, recalando en Takayama.

 

 
Ver reportaje
 
arriba
-------------------------------------------------------------------------------
 

13/07/2009

  Shin-Osaka / Takayama (Japón)

 

Desplazamiento hacia el oeste del país a la ciudad de Takayama, que es otro de los puntos interesantes de Japón porque es uno de los exponentes más fieles de las tradiciones y cultura japonesas. Además esta zona es muy especial para los propios japoneses, aquí residen las antiguas casas en forma de "A", con sus inclinadísimos tejados de paja, sus tradiciones y la forma de vida rural que realizaban antiguamente. Zona de difícil acceso en invierno por su dura climatología, hoy en día conserva barrios antiguos en los que la destilación de saque es una de las actividades comerciales más practicadas.

Hemos llegado a la hora de comer en un bonito viaje en tren desde Nagoya, siguiendo el curso de un río de aguas bravas y preciosos valles. En la propia estación está la oficina de turismo que yo ya conocía y hemos realizado una reserva en el "riokan- hotel japonés" llamado " Yamakyu " para probar ¡¡¡ nuevas sensaciones !!! tanto durmiendo sobre el tatami, usando los baños compartidos, onsen, como tomando los típicos desayunos japoneses.

Por la tarde hemos visitado los barrios de Teramachi y Shiroyama-Koen de este precioso pueblo y el templo de Shoren-ji. No nos ha dado tiempo de ir al estupendo museo al aire libre de Hida-No-Sato, porque el problema en Japón es que cierran casi todas las atracciones a las 5 h de la tarde e incluso antes. No obstante, este museo es de casas Hida y mañana nos centraremos todo el día en visitar este tipo de construcciones en Shirakawago.

Hemos vuelto al hotel para probar los baños y tener un primer contacto con una de las características más peculiares de la cultura japonesa. Para mis hijos ha sido todo un acontecimiento el no estar oyendo continuamente ¡¡¡ termina pronto con la ducha, cierra el grifo cuanto antes, economiza el agua !!!!, esto último también lo dicen los carteles en Japón, pero la realidad es que agua se gasta en grandes cantidades y los baños son interminables y una auténtica gozada.

 

Ver reportaje
arriba
-------------------------------------------------------------------------------
 

14/07/2009

  Takayama / Ogimachi - Shirakawago (Japón)

 

Un bonito día de visita a las casas con forma de "A" y "manos en oración" de arquitectura denominada "Gasshô-Zukuri" en Shirakawago. Este precioso parque abierto al aire libre contiene cerca de 200 casas rurales antiguas donde comerciantes, agricultores y ganaderos vivían compartiendo en muchas ocasiones espacio con su trabajo y actividad diaria. Declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, es una muestra muy apreciada en Japón porque representa parte de una cultura rural a veces desconocida, pero que tiene gran valor histórico.

El día ha comenzado con un "opíparo desayuno". Lo llamo así porque contenía muchísimas cosas, pero comerlo ya ha sido otro cantar. Lo único conocido de la gran cantidad de platitos que nos han servido era un huevo crudo y frío que me lo he tenido que beber. El resto de cosas no las conocía ni de mi anterior viaje y ha sido un auténtico ¡¡¡ suplicio !!! para todos nosotros comerlas, lo cual hemos hecho sólo por educación. Bueno, no todos, Carmen mi mujer que normalmente es la que peor lo pasa con las comidas, se ha tomado prácticamente todo el desayuno, salvo el huevo crudo y algún otro ¡¡¡ aperitivo !!! acompañante del arroz, sin rechistar. Nunca se sabe, para mis hijos que habitualmente no tienen problemas para comer, este desayuno pasará a su historia personal como una acción casi sobrehumana en el cumplimiento de unas normas de respeto hacia otra cultura, y sin embargo a Carmen hasta parece que le ha gustado, o al menos, no le ha costado mucho terminarlo. Ahora bien, ya le hemos dicho que no queremos oír nunca más una queja, sobre los: noddles, caldos, soja y demás cosas que habitualmente comemos y que a ella no le gustan, porque después de esta experiencia y su buen comportamiento no le quedan justificaciones para protestar sobre nada de lo que ahora en adelante tengamos que comer.

Para llegar a Shirakawago hemos tenido que desplazarnos en autobús 50 minutos desde Takayama a la región de Ogimachi, en donde durante varias horas hemos estado disfrutando de un maravilloso y rústico entorno, con visitas a las principales casas y al observatorio Shiroyama Tenbôdai, desde el que se tenía un paisaje excepcional de todo el valle. El sol que ha lucido durante el día nos ha ayudado mucho y también hemos quedado en que sería muy interesante visitar este parque en invierno. Las fotografías que hemos visto de todo el valle nevado, parecían sacadas de un cuento de hadas e invitaban a una nueva escapada hasta este lugar.

Después de comer hemos vuelto a Takayama, para pasear por la ciudad y dedicar de nuevo bastante tiempo al ¡¡¡ aseo personal !!! o mejor dicho a disfrutar frotándonos con toallas mojadas, duchas interminables, piscinas de agua casi hirviendo, saunas y gastar agua, mucha agua, porque de eso hay mucho en Japón y a pesar de los acuerdos firmados precisamente de Kioto sobre la necesidad de ahorrar este precioso líquido. En mi visita anterior también llegué a la misma conclusión de que existen 2 posibilidades : que a pesar de estar Kioto tan cerca no se hayan enterado los japoneses de dichos acuerdos sobre los tratados en biodiversidad, o bien que sí los conocen y además están cumpliendo con la reducción del consumo de agua, lo que quiere decir que antes aún gastaban más, cosa que ya es difícil de imaginar.

De todas formas, el agua se ve que está totalmente inmersa en la cultura japonesa. La impresionante limpieza que existe en las personas y en el país en general, requiere de este elemente que además es un recurso del que disponen sin limitaciones. Me acuerdo mucho de aquella joven japonesa con quien subí al Sinaí en Egipto y me suelo preguntar. ¿Cómo es posible que una persona procedente de "la cultura de la limpieza" se podía mover en Egipto donde la suciedad impera por todos los sitios e incluso se convive con ella?. Y la respuesta creo que es que tuvo que "sufrir muchísimo", porque si a mí me parecía un estercolero, ni me imagino lo que pensaría ella.

 

Ver reportaje
 
arriba
-------------------------------------------------------------------------------
 

15/07/2009

  Takayama / Gotemba / Fujiyoshida (Japón)

 

Como en el momento que teníamos planeado ir a la zona del Fuji hacia mal tiempo, lo dejamos para cuando volviéramos del sur hacia Tokio, así que era la última oportunidad de poder ver el famoso volcán. Suele ser cuestión de suerte porque generalmente en esta zona suele hacer bastante mal tiempo y las estadísticas nos dicen que sólo 60 días al año de media se puede divisar desde su base.

Hemos cogido varios trenes porque hasta el acceso por este medio no es muy rápido, en la confianza de que el tiempo nos acompañara. Conforme nos íbamos acercando, el sol ha desaparecido y negros nubarrones cubrían un cielo plomizo. Ha habido unos segundos que ha aparecido como por arte de magia, elevándose por encima de un mar de nubes, pero la vista ha durado poquísimo, volviéndose a esconder para el resto del viaje.

Cuando hemos llegado a Gotemba, el Fuji seguía sin verse y nos hemos dirigido a alquilar un coche para un par de días, porque en esta zona que es muy amplia es indispensable si quieres ver los lagos y alrededores del monte, que tiene bastantes y bonitas zonas de interés.

A continuación y con el coche nos hemos trasladado a Fujiyoshida, para reservar el mismo ryokan " Calm" en el que yo estuve anteriormente y me gustó. Como era media tarde y el tiempo mejoraba visiblemente apareciendo el majestuoso Fuji con buenas perspectivas, hemos salido a ver los alrededores del lago Kawaguchi-ko, desde el que recordaba que había una buena vista del volcán.

De vuelta al hotel hemos cenado carne bastante buena en un restaurante de una cadena americana, para darle un poco de descanso al estómago que ya se empieza a quejar de tanta comida japonesa, porque hoy el desayuno también ha sido ¡¡¡ olímpico !!! como el de ayer.

Este ryokan en el que estamos tiene unos grandes y preciosos baños con ventanales que dan al Fuji, por lo que estar metido en agua caliente hasta el cuello y con la extraordinaria vista del volcán anocheciendo, ha sido una experiencia inolvidable.

 

Ver reportaje
 
arriba
-------------------------------------------------------------------------------
 

16/07/2009

  Monte Fuji (Japón)

 

Hoy ha sido el día del Fuji. Con un espléndido tiempo desde primeras horas de la mañana, hemos visto el volcán desde todos los ángulos posibles. Hemos subido de la estación 5ª de Fujiyoshida a la 6ª y hubiésemos seguido hasta arriba de haber tenido tiempo, pero hoy ha sido el último día de visitas y mañana volvemos a Tokio. Se requiere pasar una noche arriba para ver el amanecer e iniciar la bajada con varias horas necesarias para volver, las cuales no teníamos.

El plan que hemos hecho ha sido primero acercarnos en coche a dicha estación 5ª y después de pasear un largo rato y mezclarnos con miles de japoneses que subían en procesión y otros bajaban, hemos llegado a la 6ª estación con unos espectaculares paisajes de los lagos que se extienden a los pies del volcán.

Este tramo de subida era muy cómodo y el frescor de la mañana ayudaba a un ascenso tranquilo. El único problema era la auténtica marea humana que participa del Fuji en todos los sentidos y es que cuando llega una buena climatología, todo el mundo como es natural aprovecha para subir y como suele haber pocos días de éstos en la temporada, la concentración de visitantes es enorme.

Nos ha encantado integrarnos con los numerosos grupos de montañeros y participar un poco en este "rito" que todo japonés tiene de subir al Fuji por lo menos una vez en su vida.

Después hemos realizado la ruta de los 5 lagos sin perder de vista en ningún momento el majestuoso volcán y visitando la cascada Shiraito, que es una auténtica cortina de agua que cae a lo ancho de unos 300 metros de pared de roca natural.

Un maravilloso día con muchas horas de un lado para otro y disfrutando permanentemente de la imagen del Fuji, que es como un baluarte siempre presente y que impone su grandiosidad en el paisaje.

Mucha suerte hemos tenido, al coincidir con uno de esos pocos días al año en los que se puede admirar esta obra maestra de la naturaleza.

 

Ver reportaje
 
arriba
-------------------------------------------------------------------------------
 

17/07/2009

  Fujiyoshida / Gotemba / Tokio (Japón)

 

Cuando nos hemos levantado por la mañana, el Fuji había desaparecido de nuestra vista y ya no lo hemos vuelto a ver. Con lluvia persistente y bastante fuerte ha amanecido y enseguida me ha venido a la cabeza la mala suerte de los miles de japoneses que ayer subían para estar este amanecer en la cima. Y el tiempo no presentaba el mismo aspecto de la visita que hice el año pasado cuando en la zona baja había mucha niebla y pude rebasarla situándome por encima de ella. Hoy se trataba de nubes altas y lluviosas, por lo que pienso que arriba la situación sería la misma que abajo. Una pena, pero el Fuji es así, impresionante y espectacular a veces, e implacable, oscuro y escurridizo en otras.

Hemos cogido el tren de vuelta a Tokio y con las maletas hemos llegado a un hotel "capsule" que había encontrado, para disfrutar de una última experiencia extraña para nosotros: dormir en unos nichos parecidos a sarcófagos modernos sin sufrir claustrofobia, en base a nuestras experiencias anteriores de espacios reducidos en la autocaravana. Quedan pocos de estos hoteles, no sé si porque no les gusta a la gente, pero varios que aparecían en Internet de esta modalidad han cerrado. En el que estamos está situado en Asakusa, muy cerca de la estación del Metro y se llama " Riverside" y tiene curiosos módulos de cápsula y unos buenos baños compartidos de estilo japonés sobre el río, desde los que se tienen unas bonitas vistas al anochecer. En cualquier caso, parece haber bastante gente alojada.

Hemos salido a dar una última vuelta por Tokio en los barrios de Shibuya y Ginza donde nos hemos encontrado con una imagen que sólo se puede dar en Japón. Un operario con un megáfono tenía como trabajo avisar a todo el que pasaba, de que había un pequeño peralte que camuflaba unos cables de las obras que estaban realizando en un edificio cercano, para que se tuviese cuidado de no tropezar. Con la siguiente imagen queda demostrado que nos llevan varios decenios de ventaja en el sistema de vida y el valor que tiene para ellos una convivencia respetuosa.

Como estábamos cansados hemos regresado temprano a hotel para el "baño diario japonés " que tanto nos gusta y al que nos hemos acostumbrado enseguida. Llevamos una semana en baños en los que no hay duchas normales, sino puestos comunitarios con duchas de mano y barreños que son con los que más disfrutamos, echándonos ingentes cantidades de agua por la cabeza.

Nuevas experiencias hasta el último día. Por ahora, todas han sido agradables y veremos ésta. Me conformo con dormir unas cuantas horas porque mañana tenemos por delante un largo viaje de regreso a casa.

 

Ver reportaje
arriba
-------------------------------------------------------------------------------
 

18/07/2009

  Tokio / Donosti (Japón)

 

La vuelta a casa la hacemos por separado. Carmen y los chavales han volado con AirFrance vía París, por lo que con la diferencia horaria existente, hoy mismo dormirán en Donosti. Yo sin embargo, realizo el regreso con Cathay Pacific a Hong Kong y después con Lufthansa vía Munich, por lo que llegaré a casa mañana al mediodía, después de un montón de horas de viaje y largas esperas en aeropuertos. El motivo ha sido que en agosto, visitaré el sur de China con mis hijos y he aparcado el billete de "Vuelta al Mundo" en Hong Kong, tomando otro billete de Hong Kong-Bilbao-Hong kong, fuera de itinerario y de esta forma conseguir viajar de la forma más barata posible. Después continuaré con el billete de "Vuelta al Mundo", para ir de Hong Kong a Singapur, Bangkok, India, etc y volver a Donosti a finales de Noviembre.

Esto de la vuelta al mundo suena a algo grandioso, pero no lo es tanto hoy en día. De hecho, sólo en esta etapa de 2 meses viajando la he dado de forma completa, puesto que he realizado: Donosti / Madrid / Perú / EEUU / Japón / Hong Kong / Munich / Bilbao.

Estoy escribiendo este diario en el aeropuerto de Hong Kong y cuando aterrizábamos he podido comprobar un paisaje marino de bahías e islotes, que a pesar de la lluvia que caía me ha gustado mucho y me ha dejado un gusanillo de interés para esperar con tranquilidad la última etapa de viajes de este año que comenzaré el 22 de Agosto y que me llevará 3 meses, profundizando en el continente asiático. Esperando a embarcar en el avión que me llevará a casa para disfrutar de un mes de auténticas vacaciones en familia, continúo con la misma sensación de siempre de que como en Donosti y sobre todo en verano, no se vive en ninguna parte del mundo. Doy por termindos estos diarios hasta mi próximo viaje al sur de China.

 

 
arriba
-------------------------------------------------------------------------------

Resumen

Esta visita a Japón ha tenido para mi 3 aspectos muy diferentes: he conocido nuevas zonas del norte en la isla de Hokkaido, he tenido la agradable sensación de dominar muchas situaciones anteriormente frustrantes repitiendo los destinos más atractivos del país, y por último, me he convertido en cicerone y guía de mi familia, con el objetivo principal de que experimentaran nuevas sensaciones, conocieran y participaran de lleno en una cultura tan diferente y posiblemente desconcertante en algunos aspectos, para nosotros los occidentales.

Mi visita al norte me agradó bastante, porque pude apreciar a su vez otras formas de vida diferente dentro del mismo país, donde todo parece mucho más sosegado y tranquilo, la comida es diferente y en lo que sí coincide con el resto es en la amabilidad de sus gentes.

Esta segunda visita no ha tenido nada que ver con la primera vez que pisé Japón. Ahora conocedor al menos un poco, de los sistemas de transporte, hoteles, comidas y costumbres, he estado muchísimo más relajado y no tan pendiente de lo que hacía mal, aunque seguro que continúo ¡¡¡ metiendo mucho la pata, pero con otra alegría !!! como se suele decir.

Respecto a mi objetivo fundamental con mi familia, creo que también lo he cumplido por las impresiones y deseos de volver que me han manifestado y eso que como conocedores de otras muchas culturas son bastante difíciles de contentar. Pero todos ellos me han confesado que han vuelto impresionados y que el viaje ha superado con creces las expectativas que llevaban a Japón. Está claro que no hay como vivir de cerca un país para entenderlo, aunque a veces resulte un ¡¡¡ poco duro para el estómago !!! satisfacerlo con platos y sabores que ni imaginábamos que pudieran existir en nuestro planeta.

La limpieza en su grado más alto, la falta de papeleras por la calle, el extremo respeto por el vecino, la amabilidad y predisposición a ayudarte, el altísimo grado tecnológico en el que se mueven, la organización en el transporte, el control de la puntualidad, etc, son referentes de un país distinto a los hasta ahora conocidos y que lo sitúan muy por encima y hacia donde nos movemos poco a poco el resto de los mortales. Y con esto no quiero decir que sea perfecto ni mucho menos, porque por detrás de todas esas virtudes está la ¡¡¡ intransigencia educada !!! que parece decir, o aceptas el modelo de vida que imponemos o aquí no tienes nada que hacer. Y esto es tal vez muy duro, hasta el punto de que se ven corrientes inconformistas que a lo único que se atreven es a vestir de forma muy peculiar como denuncia contra las normas y como forma de expresar una individualidad, por no hablar del elevado coeficiente de suicidios y de los estragos del estrés de una sociedad que vive corriendo por los andenes del metro y del tren. Pero a pesar de esto último ¡¡¡ volveré una vez más a seguir descubriendo Japón !!!

 

arriba
---------------------------------------------------------------------------------
 
© Viendomundo.com
Volver