a a

 

Icono flecha Inicio Icono flechaCuadernos de viaje: Índice
Contacto
 

Enero - 2020

Desplegar lista y seleccionar destino
 

     
 
     
 
 
   

28/01/2020

Bilbao / Lisboa / Recife (Brasil)

 

Con dos días de retraso sobre el itinerario previsto, hemos llegado esta segunda vez a Brasil después de casi 10 años de nuestra visita anterior. Cuando el pasado domingo día 26, nos presentamos en el mostrador de la aerolínea portuguesa TAP, nos dijeron que no podíamos viajar porque al pasaporte de Carmen no le quedaban los 6 meses de vigencia que exigía el gobierno de Brasil para entrar en el país. Les mostramos que los billetes de vuelta que teníamos eran anteriores a los 6 meses y que en el momento de abandonar aquel país el pasaporte seguiría vigente. Además habíamos hecho el día anterior el check-in on line y la compañía aérea nos había confirmado el vuelo, sin poner ninguna pega. Pero nada ha hecho que la persona del mostrador ni la de la oficina de la aerolínea, que deben ser personal de Aena y no de la aerolínea concreta, nos permitiesen subir al avión, creándose una situación bastante desagradable que ha terminado por consejo de la propia empleada del aeropuerto, de que realizásemos una denuncia contra la compañía TAP.

Hemos tenido que recurrir a una conocida que nos ha puesto en contacto con personal de la oficina de pasaportes para tramitar una rápida renovación y sin tener que esperar a los días disponibles en la llamada cita previa. Cuando les hemos explicado y presentado todos los documentos de embarque y el pasaporte a renovar, no se lo podían creer, porque el documento todavía estaría vigente al abandonar Brasil. El caso es que amablemente nos lo han renovado y sólo hemos perdido: 2 días, una penalización por el cambio de fecha del billete de avión y la diferencia de precio en el hotel que teníamos reservado desde hacía mucho tiempo con buen precio, consiguiendo que no nos cobraran las dos noches que habíamos reservado y no nos habíamos presentado.

Una vez más, el aeropuerto de Bilbao nos ha demostrado que es uno de los peores de los muchos en los que hemos estado a lo largo de todos los viajes. Ya hemos tenido varios problemas, principalmente porque es pequeño y las compañías salvo Iberia, contratan a personal que comparten con otras y que lo único que hacen es vender billetes y no saben o quieren resolver rápidamente los auténticos problemas que surgen, diciéndote que te ocupes tu mismo de llamar por teléfono a la compañía aérea y hacer la reclamación, de forma que con el corto espacio de tiempo que te queda para intentar coger el avión, te quedas en tierra.

Ya le he cogido cierto fobia a este aeropuerto de Bilbao, porque es el único del mundo que cada vez que paso por el escaner de seguridad, me hacen sacar no sólo el ordenador, que es lo habitual, sino todas las cámaras fotográficas, cargadores, accesorios y ponerlas en bandejas, es decir, esta última vez repartida entre cuatro bandejas, con el consiguiente problema de tener sólo dos manos y correr el riesgo de que vaya todo al suelo y romperse.

Vamos, que estoy harto de este aeropuerto, al que tendré que continuar yendo cada vez que inicio un viaje por su cercanía, pero deberían darse una vuelta por el mundo y aprender de como se funciona en otros con igual o mayor seguridad que aquí, molestando menos y haciéndolo más rápido y cómodo.

Menos mal que éstos dos días perdidos no eran trascendentales en el itinerario global del viaje, ni teníamos que coger otro avión en los mismos, pero nos ha obligado recortar un recorrido por el sur de Recife.

Hoy el viaje no ha tenido problemas y ha sido bastante rápido, porque venir a "Recife" vía "Lisboa", es la forma más rápida de llegar a "Brasil" desde nuestro continente. Enseguida hemos cogido el coche reservado en la agencia "Unidas" y nos dirijíamos al hotel "Ramada by Wyndham Recife Boa Viagem", un cuatro estrellas barato y bien ubicado, para darnos una ducha y meternos en la cama.


arriba
--------------------------------------------------------------------------------------------

29/01/2020

Recife (Brasil)

 

Inicio en Recife de esta segunda visita a Brasil en la que los principales objetivos son: una visita a la isla de Fernando de D'orona y ver de cerca los carnavales de Río de Janeiro, junto a otras visitas por la zona de Fortaleza y Jericoacoara de donde tenemos unos recuerdos estupendos.

Hoy nos hemos limitado a la zona de Recife, repitiendo el casco histórico de la ciudad y algunos baños en la piscina del hotel, para ir aclimatándonos a los pegajosos 30º con un elevado grado de humedad que ha hecho hoy.

Para cenar nos hemos acercado a un restaurante típico de gastronomía local llamado "Entre Amigos O Bode Boa Viagem" que nos habían recomendado y nos caía cerca del hotel.

Mañana recorreremos la costa sur parando en las playa y visitando "Porto Galinhas" y Praia Dos Carneiros, quedándonos a dormir por allí.


arriba
--------------------------------------------------------------------------------------------

30/01/2020

Playa de Gaibu / Porto de Galinhas (Pernambuco - Brasil)

 

Después del estupendo desayuno que dan en este hotel "Ramada by Wyndham Recife Boa Viagem", hemos tomado la ruta costera hacia el sur, viendo las playas muchas de ellas totalmente cercadas por condominios que impedían el paso y algunas abiertas pero poco cuidadas y sin ninguna gracia. Así hemos transcurrido hasta "Porto de Galhinas", en donde nos hemos dedicado a visitar diversos hoteles o pousadas que traía anotadas pero que ninguna de ellas se ajustaban realmente a lo que decían ofrecer en Internet.

Después de mucho buscar porque estamos en época de vacaciones y los sitios están llenos, hemos encontrado un lugar llamado "Maraca Beach" que nos ha parecido todo lo bien que se puede pedir en esta zona y a un precio muy bueno, junto a la playa de "Maracaípe".

Hemos comido en un bar de la playa y por la tarde nos hemos acercado a las llamadas "Piscinas Naturales" en "Porto de Galinhas". Esperábamos ver algunas pozas naturales inundadas por las olas y protegidas por rocas, pero lo que hemos encontrado ha sido un frente rocoso de baja altura, que lo que conseguía era diluir las olas y que la orilla se pareciera a una piscina, que estaba llena de gente, sombrillas por todos lados y en el agua, pequeñas planchas de madera con una vela y sillas abarrotadas de pasajeros que se limitaban a desplazarse por la orilla.

Hemos alquilado unas sillas para ver el espectáculo que teníamos delante, que era la verdad bastante divertido y entretenido. Niñas, jóvenes y mayores de todas las edades, dimensiones y pesos, con minúsculos tangas, no consiguiendo ver a nadie a quien le sentara mínimamente bien y sin entender como existiendo espejos, no los utilizan para verse por detrás, porque de otra forma no se entiende que muestren una imagen tan poco agraciada.

Han pasado 10 años desde la última vez que estuvimos y la evolución en este aspecto ha ido a peor. No se donde se esconden o si ya no existen, esas mujeres agraciadas brasileñas de curvas proporcionadas que tenían al mundo masculino de todo el planeta a sus pies, pero desde luego no estaban hoy en la playa de "Porto de Galinhas".

Una cena a base de pescado que constaba de unos gruesos trozos de bacalao a la plancha muy seco, acompañado de una ensalada de cebolla, tomate y palmitos, todo picado y puré de patata, ha puesto fin a un día por la costa sur de "Recife", en la que no hemos encontrado nada especial.


arriba
--------------------------------------------------------------------------------------------

31/01/2020

Olinda / Recife(Brasil)

 

Hemos vuelto de "Porto de Galinhas" a "Recife" por la mañana, en poco más de una hora por una autopista de pago que tenía un asfalto muy deteriorado y con limitaciones en muchos tramos de 80 Km/hora, dirigiéndonos al mismo hotel "Ramada by Wyndham Recife Boa Viagem" para dejar el equipaje y poder andar con el coche con tranquilidad y sin necesidad de estar pendientes de posibles robos tan comunes en estas zonas.

El otro día nos quedó pendiente la visita a "Olinda" una colina a 15 Km. de "Recife", con muchas iglesias y casas coloniales en donde ya estuvimos hace años y nos gustó. Esta segunda vez no nos ha gustado tanto, tal vez por el excesivo calor que hacía y el coñazo de los guías turísticos que no te dejan andar a tu aire, dándote la turrada para que los contrates.

Así que no hemos estado mucho tiempo, volviéndonos a la ciudad para ir a comer a un restaurante que funcionaba pagando conforme al peso de lo que te sirves y en donde nos hemos preparado unas ensaladas a nuestro gusto, excluyendo lechuga que tiene mucha superficie de contacto con el agua, evitando así en lo posible, las gastroenteritis que se suelen coger por ingerir aguas para las que no está preparado nuestro organismo.

Tarde tranquila de lectura, baños y sol en la piscina del hotel ubicada a una altura de 25 pisos y con una espléndida vista de toda la ciudad.

Mañana cogeremos un avión que nos llevará a "Hortaleza", en donde de nuevo alquilaremos un coche para recorrer esa parte de la costa antes de dirigirnos a "Jericoacoara", del que tenemos un gran recuerdo.


arriba
--------------------------------------------------------------------------------------------
 
 
 
     
 
     
<<<< Anterior

© Comunicándomelo
Volver